quinta-feira, 10 de Março de 2011

Desastres naturales en América Latina y el Caribe





March 10, 2011 - Artículos

El BID espera aportar más de US$500 millones para ayudar a América Latina y el Caribe a enfrentar desastres naturales

La previsión financiera ante eventuales desastres es una preocupación creciente en América Latina y el Caribe. El año pasado la región fue testigo de devastadores terremotos en Chile y Haití y una activa temporada de huracanes que afectó a Centroamérica y México. Además, los fenómenos meteorológicos relacionados con La Niña han provocado graves inundaciones en Venezuela, Colombia y Brasil, entre otros.

Los desastres naturales pueden desequilibrar las cuentas fiscales de cualquier país y socavar la capacidad de los gobiernos para responder a emergencias y tomar medidas para reparar o mitigar los impactos sociales y económicos de tales catástrofes.

A pedido de los gobiernos de varios países miembros, el BID ha desarrollado un enfoque integrado de gestión de riesgos

financieros ante desastres naturales, que tiene como objetivo ayudar a los países a estar mejor preparados para enfrentar las emergencias causadas por eventos catastróficos.

El BID desarrolla programas específicos para ayudar gobiernos a mejor gestionar estos riesgos financieros a través de la utilización de instrumentos y mecanismos de financiamiento innovadores, como la Facilidad de Crédito Contingente y Facilidades de Seguro contra Desastres Naturales.

En la actualidad, el BID está trabajando con 13 países miembros para ayudarles a mejorar sus capacidades y eficiencias en la gestión de riesgos financieros ante desastres. A través de las facilidades mencionadas, el Banco espera aportar más de US$500 millones en financiamiento durante 2011 para ayudar a la región a sufragar gastos extraordinarios por emergencias causadas por desastres naturales de gran magnitud o catastróficos.

El BID desarrolla programas específicos para ayudar gobiernos a mejor gestionar estos riesgos financieros a través de la utilización de instrumentos y mecanismos de financiamiento innovadores, como la Facilidad de Crédito Contingente y Facilidades de Seguro contra Desastres Naturales.

En la actualidad, el BID está trabajando con 13 países miembros para ayudarles a mejorar sus capacidades y eficiencias en la gestión de riesgos financieros ante desastres. A través de las facilidades mencionadas, el Banco espera aportar más de US$500 millones en financiamiento durante 2011 para ayudar a la región a sufragar gastos extraordinarios por emergencias causadas por desastres naturales de gran magnitud o catastróficos.

El BID ya ha aprobado un préstamo de US$100 millones a la República Dominicana en virtud de su línea de crédito contingente. Durante este año, se espera que el BID apruebe préstamos similares para Perú, Ecuador, Costa Rica, Panamá y Honduras, sumando un total de US$500 millones. Además, el BID espera conceder un préstamo de US$24 millones para estructurar y lanzar una facilidad para emergencias causadas por desastres naturales de magnitud catastrófica para la República Dominicana. Esta facilidad de seguro planea ofrecer al gobierno una cobertura de cinco años con valor de US$100 millones para terremotos y huracanes de magnitud catastrófica.

Los recursos de los préstamos contingentes se desembolsan rápidamente después que el BID verifica que se ha producido un desastre natural de intensidad grave o catastrófica en el territorio de cualquier país. Los préstamos cubren una serie de gastos extraordinarios, incluyendo equipos de emergencia médica, vacunas y medicamentos, instalaciones y equipos para refugios temporales, alimentos para personas desplazadas, el trabajo del personal de emergencia para ayudar a las víctimas, y el arrendamiento a corto plazo de equipos e instalaciones de energía, transporte y comunicaciones




Los desastres naturales en América Latina se han cuadruplicado en las últimas dos décadas y el número de personas afectadas por estos fenómenos pasó de 174 millones a 250 millones como resultado del cambio climático, advirtió el miércoles el Fondo de Población de la ONU (UNFPA).

En América Latina, “los desastres naturales se han cuadruplicado en las últimas dos décadas. Lo que antes podría ser una eventualidad, ahora cada año vemos cómo aumentan todos estos eventos y desastres en la región. La mayor parte de ellos están vinculados al clima”, precisó Marcela Suazo, directora del Unfpa para la región, reseñó AFP.

Suazo presentó este miércoles en la Ciudad de México el informe Estado de Población 2009 realizado por el UNFPA y que en esta ocasión pone el acento en cómo el cambio climático está directamente relacionado con la dinámica demográfica, la pobreza y la igualdad entre los sexos.

La experta detalló que en 20 años, el número de personas que en América Latina y el Caribe se ha visto afectada por desastres naturales ha pasado de 174 millones a 250 millones y podría aumentar en los próximos años, sobre todo entre personas en estado de marginación, destacando las mujeres y los jóvenes.

http://www.ciudadccs.info/?p=10737




LA Cepal añadió en su reporte anual que “se registraron 98 grandes desastres que produjeron más de 225 mil muertes y afectaron a casi 14 millones de personas”.

Santiago, (Notimex).- Los desastres naturales causaron este año a los países de América Latina pérdidas económicas por 49 mil 188 millones de dólares, en una lista que encabezan Chile, Haití y México, reportó hoy aquí la Cepal.

En su Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe, el organismo de Naciones Unidas señaló que este año “ha sido particularmente severo para la región en términos de eventos naturales”, con 225 mil 684 muertes asociadas a ellos.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) añadió en su reporte anual que “se registraron 98 grandes desastres que produjeron más de 225 mil muertes y afectaron a casi 14 millones de personas”.

La lista de países donde los desastres naturales provocaron un mayor impacto económico está encabezada por Chile con 30 mil millones de dólares.

En ese país se registró el 27 de febrero pasado un terremoto de 8.8 grados Richter, al cual siguió un maremoto.

El sismo, el quinto de mayor intensidad en la historia desde que esos fenómenos se miden en grados Richter, dejó 521 muertos y grandes pérdidas en la zona centro-sur de Chile, que aún está en proceso de reconstrucción.

Luego se ubicó Haití, con pérdidas por siete mil 754 millones de dólares que provocó el terremoto de 7.0 grados Richter del 12 de enero pasado, cuyo epicentro se ubicó a 15 kilómetros de Puerto Príncipe y dejó más de 220 mil víctimas fatales.

La Cepal ubicó a México en tercer lugar, con cinco mil 300 millones de dólares en pérdidas económicas por las inundaciones, tormentas y huracanes que afectaron al país este año.

Precisó que si bien los desastres de tipo geofísico (terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas) causaron el mayor número de muertes y arrojan costos económicos elevados, la mayoría de los eventos fueron de origen climático (tormentas tropicales e inundaciones).

Señaló que en 2010 se produjeron 98 desastres naturales, 79 de ellos climatológicos que generaron un impacto económico de nueve mil 840 millones de dólares, con mil 380 muertes y nueve millones 318 mil 685 personas afectadas.

Sólo los seis eventos de carácter geofísico, en tanto, anotaron pérdidas por 38 mil 783 millones de dólares, junto a 223 mil 093 víctimas fatales y cuatro millones 214 mil 934 afectados.

A ellos se suman 13 eventos epidemiológicos que tuvieron un impacto económico de 565 millones de dólares y provocaron este año la muerte de mil 211 personas, con una población afectada que llegó a 334 mil 740 individuos.

El organismo de Naciones Unidas detalló que las tormentas tropicales e inundaciones de gran magnitud se produjeron “en amplios territorios que cubren desde México hasta América del Sur (particularmente, Brasil, Colombia, Ecuador, Bolivia y Venezuela)”.

En términos del monto de los daños y las pérdidas y del número de personas fallecidas, Brasil, Chile y Haití fueron los que más sufrieron en la región, si bien el costo económico fue muy considerable en términos absolutos para México, Brasil y Colombia.

http://www.elporvenir.com.mx/notas.asp?nota_id=454205



Sem comentários:

Enviar um comentário